Anijovich: «Hay que darle herramientas a los estudiantes para que desarrollen habilidades”


La Magister y Profesora en Ciencias de la Educación, Rebeca Anijovich, habló en una entrevista radial sobre la retroalimentación como instrumento de aprendizaje, de las técnicas que deben adaptar los docentes en las aulas y de la evaluación formativa.

                Apoyada en la mirada constructivista de la educación, la especialista ahondó en conceptos claros y bien definidos a la hora de enseñar y aprender.

                 “Nos interesa que el estudiante no solo dependa del docente para saber si está aprendiendo o no”, señaló Anijovich en el programa “Asuntos Docentes” que se emite por -FM Siempre con Vos de La Plata-, agregando en este sentido: “queremos hoy un estudiante que sea capaz de darse cuenta qué cosas está aprendiendo y que eso no dependa exclusivamente de lo que venga a decirle el docente: de que está aprobado, que está muy bien; sino que darle herramientas a los estudiantes para que desarrollen habilidades de mayor autonomía, dándose cuenta de las estrategias que utilice para resolver tal cosa. Este sería el horizonte”.

                Consciente de que toda transformación lleva tiempo, apuntó a los docentes en formación y a quienes llevan poco tiempo ejerciendo: “tienen que comenzar con una pregunta potente, un problema, no con un buen día, hoy voy a hablar de este tema. Que desafíen a los estudiantes con cualquier estrategia que despierte curiosidad, interés. Hoy tenemos muchos recursos en la red, cuando se abre con un tema puede ser con un video, una entrevista a un experto. Hay que buscar con mucha claridad lo que quiero que comprendan en profundidad mis estudiantes, que es aquello que no se van a olvidar.

                En este sentido remarcó la importancia de definir las estrategias, para que el estudiante elija venir a clase y no que se quede en la virtualidad: “A la hora de planificar la clase, si se basa en algo teórico el estudiante lo encontrará en internet, pero si el contenido produce el intercambio, el debate y tiene participación, eso no lo encontrará en las redes”.

                Escalera de retroalimentación y estrategias

Basada en el diseñó de Daniel Wilson, de la Escuela de Educación de Harvard, Rebeca Anijovich explica qué es y qué plantea la escalera de retroalimentación: “Es un instrumento sencillo que permite una retroalimentación bien focalizada. Como esa escalera hay muchísimos protocolos de que ayudan al docente. La escalera de retroalimentación plantea que un escalón es para valorar lo que el estudiante hizo bien, otro escalón le ofrece al estudiante una pregunta para que piense sobre lo que está trabajando o estudiando y otro escalón por el cual hay que ofrecerle una sugerencia”.

En este aspecto, la profesora profundizó en las técnicas y estrategias que deben desarrollar los docentes con sus estudiantes, trazando la diferencia con los modelos repetitivos de enseñanza: “las estrategias tienen que ver hoy con la indagación, la resolución del problema, el trabajo con casos, proyectos. Tiene que ver con abandonar esa línea de repetir de memoria.

El trabajo hoy en distintas áreas disciplinarias resulta más desafiante comenzar con un problema, una pregunta potente, un proyecto, un recorte de diario que arrancar con el desarrollo de un tema, porque eso no desafía y no genera un interés o curiosidad por parte del estudiante.

Rebeca Anijovich

Hoy se trabaja con los intereses del alumno, él es el protagonista con sus ideas e intereses, además de las temáticas que tenemos para dar.

Sabemos que cada uno tiene modos diferentes de aprender, no es más el modelo homogéneo de escuela donde todos los estudiantes aprenden lo mismo, en el mismo momento, con los mismos recursos. Este modelo de escuela hoy no tiene lugar para las diversidades que tienen los estudiantes de aprender”.

                Asimismo, hace referencia a cómo se entrelazan las ideas previas con el contexto curricular: “las ideas previas son las que tenemos que conocer del estudiante antes de comenzar a trabajar un tema del diseño curricular. Conocer las ideas previas quiere decir que el estudiante nos diga por un lado si sabe algo del tema, también que nos diga qué piensa del tema por más que no lo conozca, porque eso también es una idea previa y en base a ello trabajar”.

Evaluación formativa

“La pandemia de alguna manera empujó traer a las aulas el concepto de evaluación formativa, que tiene más que ver con el proceso de acompañamiento del aprendizaje. Con esto estamos mirando cómo el estudiante avanza, el modo en que aprende. Cuando hablamos de la evaluación final, estamos mirando adonde llegó y necesitamos las dos funciones de la evaluación. Pero pasa que históricamente venimos ocupándonos solo de la evaluación final, asociada casi exclusivamente a la palabra calificación”, explica Anijovich en relación al cambio que la educación atraviesa en las formas de evaluación de los estudiantes, poniendo énfasis finalmente en principal argumentación que tiene la evaluación formativa.

“En este enfoque que trabajamos la evaluación lo hacemos desde la transparencia que debe tener, siendo más democrática, más participativa, con una devolución formativa, valorando lo que el estudiante hizo bien; porque veníamos de buscar lo que el alumno no sabía y ahora estamos valorando y certificando lo que sí hace bien, valorando las fortalezas que tiene como estudiante. Después le ofrecemos sugerencias, orientaciones bien concretas para que mejore sus aprendizajes.

«Hoy lo correctivo sigue teniendo esa función histórica pero le agregamos la función formativa: te acompaño, te valoro, te ofrezco un ejemplo, una sugerencia e intento además que se autoevalúe y que se pueda retroalimentar entre pares”.